Redención

Sabes que no lo has hecho bien. Te arrepientes de aquellas decisiones tomadas en un momento de incertidumbre, un momento extraviado en la vida. Influenciado o no, sabes que perdiste grandes cosas, momentos, recuerdos que no existirán. Quizás el error fue no ser tú mismo. Quizás fue querer la persona que querían que fueras y por querer ser otra persona, te perdiste a ti mismo. Tú rumbo. Tú camino. Aquellas decisiones que sí querías tomar de otra manera y no fueron tomadas por ti, otros decidieron en tu lugar.

Ahora no queda nada más que mirar al frente sin cesar, olvidar todo lo que no hiciste bien y no pensar en realidades paralelas que nunca han existido. Necesito redención. Necesito poder alcanzar lo perdido; dejar atrás pensamientos inertes y agarrar toda esperanza de recuperar aquello que perdiste, aquello que ahora anhelas. No por aprovechar la situación, sino por recuperar la sensación de tener el respaldo incondicional y una mano a la que agarrarte. Una mano con experiencia. Un apoyo que no todo el mundo puede tener.

Seguir el camino con la mirada al frente. No bajar los hombros y tener la cabeza siempre alta. El tiempo marcará el compás y la esperanza no menguara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: